Un campeonato en Calima que cambió todo. - Federación Colombiana de Vela

Un campeonato en Calima que cambió todo.

septiembre 9, 2015

Compartir

La laguna de la Cocha es un lugar que tiene magia, historias y leyendas en El Nudo de los Pastos a 20 kilómetros de Pasto, Nariño. Se dice que nació de una infidelidad, por parte de una princesa indígena a su esposo el Cacique. Y cuenta la leyenda que cuando huyeron se encontraron a un pequeño tomando agua en una totuma, le pidieron agua para refrescarse y sucedió algo mágico.

La mujer bebió agua y después roció un poco sobre su cabeza, el líquido que cayó al suelo y el agua se multiplico en tales cantidades que lleno todo el valle de agua. Se dice que los dioses castigaron a la mujer con la muerte dentro del agua de aquella laguna, que hoy es la Laguna de la Cocha.

La totuma en la que bebieron el agua es hoy la isla de La Corota, un lugar con una increíble diversidad de flora y fauna a 2.800 msnm.
Y es en ese lugar mágico que un grupo de emprendedores se dieron el lujo de empezar a navegar, en aguas frías con días de poco viento y con una historia que ellos reconocen como propia. Así formaron el Centro Náutico La Corota, en honor a la isla que adorna el lago, y de forma autodidacta empezaron a conocer de la navegación a vela, los recorridos, la teoría, las reglas y todo lo que una escuela de vela se enseña.

“Fue Alfredo Santacruz en diciembre del 2006 quien nos inquietó para iniciar en la vela y él nos vendió 3 Laser y un Sunfish e incluía el curso básico para navegar, hicimos el curso 10 personas y el instructor se quedó un año y medio viviendo en Pasto y practicábamos los fines de semana. Al año se realizó un nuevo curso básico y logramos que 5 amigos más que se interesaran en el tema, luego se fue el instructor y nos dedicamos a estudiar para no olvidarnos de la terminología y poder aprender muchas cosas” nos cuenta Luis Becerra.

Los barcos con los que cuentan hoy en día los compraron en Bogotá y empezaron las sesiones de lectura, aprendiendo en conjunto a cómo navegar. Cuando salían al agua las primeras veces se voltearon todos, tanto que les tocó comprar trajes de neopreno. Pero eso no fue impedimento alguno para seguir reuniéndose, leyendo y entrenando.

Hace unos años tuvieron una visita que los motivo mucho a empezar a entender el mundo de las regatas y cómo se hacían los recorridos entre las boyas. Fue cuando una de sus navegantes María Eugenia fue junto con Alejandro Closs a transmitirles algunos de sus conocimientos náuticos, y les regalaron unas boyas para que empezaran a entrenar.

Tiempo después, por cosas de la vida el Capitán de la Clase Laser Colombia, Carlos Salas los invitó a participar en la II Valida Nacional de Laser y Optimist en Calima 2015, “Al principio no estábamos muy seguros de ir a navegar, de pronto íbamos a ver las regatas. Cuando le dije a mi mujer, me dijo ¿qué no vas a navegar?, tienes que ir a navegar. Y así me incentivo. Tanto que convencí a 5 más para que fuéramos a lanzarnos al agua. Fue la primera salida en grupo y llegar hasta calima fue toda una odisea” dice Luis.

Lo primero que tenían que hacer era conseguir un camión que llevara los barcos desde La Cocha hasta Calima, y lo lograron. Pero la noche anterior a la partida se dañó, “al día siguiente dijo “no voy” lo que nos implicó conseguir otro lo antes posible para poder llegar a tiempo a la competencia”.

“cuando por fin llegamos a Calima, y nos encontramos con ese ventarrón, nos sentimos aplacados porque no teníamos un gran nivel para participar en el evento, como los otros participantes. Pero no fue impedimento para salir al agua a intententarlo. Nos volteamos muchas veces pero participamos el primero en salir al agua fue Carlos Marroquín quien se arriesgó a probar sus destrezas en el agua, después salí yo” nos contó Luis con tanta pasión que nos emocionó.

Después de Calima se pusieron a pensar en el futuro y tienen muy claro que quieren seguir promocionando el deporte en la laguna, buscando un entrenador que los forme y les ayude a formar toda una estructura en el club para poder enseñar. También quieren aumentar su flota de barcos comprando Optimist, y así ir aumentando los navegantes y el nivel. Para poder algún día, como dice Luis, “tener un Campeonato Nacional Multiclases en La Cocha, también me gustaría ver más muchachos navegando y utilizando este deporte para formarse como personas y disfrutar de nuestro paraíso natural de historias y leyendas. Donde los colegios de la región tengan clases extracurriculares en navegación a vela, teniendo equipos y entrenadores”.

Por eso desde la Federación Colombiana de Vela los queremos felicitar por la entrega y dedicación por este deporte y los vamos a apoyar con el Programa Colombia Navega. Al igual que a ellos, a todas las personas que estén haciendo emprendimientos en este deporte los invitamos a que nos contacten y veamos los mecanismo que tenemos para poderles ayudar.